Página Principal / Vivencias / Doña María, la burrera más antigua de Sapucai

Doña María, la burrera más antigua de Sapucai

No despuntaba todavía el alba y doña María Gill Barrios de Duarte, con 95 años actualmente, bajaba el cerro Rok para ir a la ciudad de Sapucai a vender ‘mba’erepy’ (productos) para el sustento diario.

 

María Gill, hoy día

Al son del trote de su fiel compañero, iba por el famoso “Tape bolí”, todos los días sin importar el sol o la lluvia, el frío o el calor.

Camino a Cerro rokẽ (puerta del Cerro)

Y cuenta en guaraní: “Heta akue aha avendé la che cosakuéra Sapucáipe”, omombe’u doña María, (mucho he vendido en SApucaí) que tiene vestigios de sus recuerdos de sacrificio puro a cambio del pan diario.

Rememora  que eran unas 40 a 50 burreras aproximadamente, y que cada una tenía su zona de ventas. “Ko’anga che ya ndavelevéima”, (ahora no valemos nada) bromea desde su galpón con techo de paja, sentada en su silla con ruedas recostada a la pared de su pieza.

Doña María Gill es la burrera más antigua de la ciudad, una de tantas que con mucho sacrificio bajaba hasta la ciudad a ofrecer avati (maíz), Cumandá (poroto), pakova (banana), kesu( queso), mandi’o (mandioca) y otros alimentos.

“Tape bolí”, tapado por el empedrado del progreso.

Hoy el “Tape bolí”, camino hecho por prisioneros bolivianos de la Guerra del Chaco, un patrimonio cultural de la localidad, duerme bajo un absurdo empedrado que en pos del “progreso”, enterró un baluarte de Sapucai. Actualmente, por el camino siguen pasando unas 4 o 5 burreras que desde temprano recorren el pueblo vendiendo productos de la agricultura familiar vigente en la ciudad del grito.

Otra burrerita: la luqueña Doña Juanita lo fue más de 60 años

Burreritas siguen trabajando – Sapucai es una de las pocas ciudades donde aún las burreras siguen vigentes y mantienen viva una cultura donde, a pesar que el patriarcado pesa más que la lógica o los derechos humanos, las mujeres son protagonistas del hogar en conjunto con su pareja.

Burreras que se despiertan a las 3 de la mañana y bajan del cerro a vender sus mercaderías que ellas mismas elaboran y plantan. Sapucai es una ciudad en donde la agricultura familiar es uno de los principales ingresos de los pobladores.

cronica.com.py

Quizás te interese

Buenos Aires: la red solidaria “¿Me regalás una hora?” brinda atención médica gratuita a personas en situación de calle

  Diez médicos de diferentes especialidades forman el grupo que fue creado en 2014 por …

Un comentario

  1. Ada Y. Garcia

    Me siento orgullosa de estas nobles mujeres que con honestidad y sacrificio llevan el pan de cada dia para sus hijos, a veces son madres solteras y ellas se convierten en padre y madre para sus hijos .

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: